Archivo por meses: Marzo 2014

Calamar a la plancha

calamar a la plancha

calamar a la plancha

¡Un calamar gigante nos invade el plato de hoy! Nos hemos arriesgado y hemos cocinado este calamar a la plancha consiguiendo un plato de los más sano posible. Tras saber ya cómo limpiar un calamar en nuestro post anterior, ahora explicamos cómo cocinarlo a la plancha que es muy, pero que muy fácil.

Es un plato muy adecuado para la cena por el poco tiempo de elaboración que necesita. Incluso, podemos limpiar antes el calamar para luego sólo darle un golpe de plancha. El tamaño de este calamar es perfecta para dos raciones, y, si sobrase comida siempre podemos guardarla en un tupper con, por ejemplo, salsa de cebolla caramelizada.

Sigue leyendo

Cómo limpiar calamar: pelar y cortar.

Limpiar un calamar es una tarea un poco tediosa, pero con la ayuda de unos sencillos pasos podemos reducir el tiempo y simplificar su dificultad. Para ello dividiremos el proceso en dos partes: pelar el calamar y cortar el calamar y las explicaremos detalladamente.

Cómo pelar el calamar

 Pelar el calamar

Sigue leyendo

Mejillones al vapor

mejillones al vapor

mejillones al vapor

Una receta de un clásico molusco: mejillones al vapor. Este plato es tan apropiado para un almuerzo como para una cena. Fácil de hacer y muy sano para comer. También puede usarse como una tapa sana cuando tengamos invitados o  cuando veamos un partido de fútbol en casa.

Este manjar sólo tiene un pequeño inconveniente, y es que, pierde mucho sabor cuando se enfría. Así que, lo mejor es servir y consumir al momento, si no queremos tirar comida a la basura. Tampoco recomendamos recalentarla en el microondas o en el horno puesto que quedaría demasiado seco. En ese caso, la mejor solución sería improvisar una salsa de tomate.

Sigue leyendo

Cómo limpiar mejillones

mejillones

mejillones

El mejillón marino o choro, como se lo conoce en algunas partes de América del Sur, es un molusco de la familia de los mitílidos, que se alimenta filtrando fito-pláncton y materia orgánica en suspensión. Por eso, necesitan estar fijados a un sustrato. Esta es la razón del porqué están llenos de tierra y en la cáscara tienen todo tipo de suciedad.

Antes de empezar a limpiarlos hay que cerciorarse de que están vivos. Para esto, les iremos dando uno a uno pequeños golpes en la cáscara ( con un cuchillo o un tenedor ) hasta que se cierren. Si ya están cerrados, significa que aún están vivos y unos golpecitos que nos ahorraremos. Los que estén muertos no son comestibles y lo mejor es desecharlos directamente.

Sigue leyendo